Aprobada por unanimidad la Ley integral de Transexualidad de Andalucía

AddThis Social Bookmark Button

Alba Doblas, portavoz de IU en el trámite de esta Ley, aporta en este texto su visión sobre el proceso de elaboración

Después de mucho esperar hoy inauguro este espacio para la reflexión y el diálogo y lo hago en un día importantísimo para Andalucía.

Hoy se aprueba en el Parlamento de Andalucía la Ley Integral para la No Discriminación por Motivos de Identidad de Género y Reconocimiento de los Derechos de las Personas Transexuales de Andalucía. Hoy se hace en el Parlamento una Ley que importa a la ciudadanía más allá de que vaya dirigida a un colectivo largamente olvidado y marginado, incluso dentro del colectivo LGTB, pues no se trata de superar la discriminación por orientación sexual, sino de luchar contra una identidad impuesta por la sociedad.

Importa porque estamos hablando de Igualdad. Importa porque estamos hablando de poner en práctica la Constitución, los derechos fundamentales y no los derechos medievales de la realeza. Importa porque estamos hablando de educación, de sanidad, de asistencia, de integración, de libertad y de solidaridad.

En todo este proceso de conformación de la ley hemos puesto en práctica el modo de operar de Izquierda Unida y toda nuestra filosofía ideológica y práctica. Hemos trabajado desde el Área de Libertad y Educación Afectivo Sexual de IU (ALEAS) acogiendo plenamente nuestra filosofía de trabajo colectivo y movilizador que se recoge en la fundación de Convocatoria por Andalucía, haciendo posible el encuentro entre organizaciones y personas beneficiarias, con nuestros planteamientos ideológicos y programáticos. En esa misma línea, ya desde el grupo parlamentario, hemos ido de la mano de organizaciones de transexuales que conocían de primera mano lo que necesitaban y lo que querían. Hemos escuchado y dialogado. Hemos explicado y nos han explicado. Pero sobre todo hemos luchado y reivindicado utilizando sus voces y argumentos frente a otras voces. Y hemos ganado.

Hemos ganado la batalla de la dignidad, de la intervención política desde la participación, del actuar con cabeza y corazón para ganar la lucha contra la discriminación y los temores de la cerrazón.

Comenzamos ganado la batalla de la priorización y frente a quienes desde el PSOE querían esperar y avanzar en la legislatura anteponiendo otras leyes, presentamos un primer texto que daba el pistoletazo de salida. En ese momento nos planteamos si seguir sin el necesario apoyo de la mayoría para conseguir el reconocimiento del colectivo, o renunciar a nuestro texto para seguir sumando apoyos en la consecución de derechos. Supimos renunciar para ganar participación y seguimos plantando cara con propuestas y trabajo, mucho trabajo.
Anticipamos cuestiones que parecían imposibles y hoy tienen claro reflejo en el texto. La batalla de la autodeterminación, que no fue sino la batalla por la libertad de ser la persona que sentimos ser, en una opción libre y posible, fue la primera que se lidió con éxito. Y poco a poco las demás batallas fueron cayendo por su propio peso. La atención sanitaria, la educación, la atención social, el tratamiento de la diversidad y la delicada cuestión de los menores.

Limpiamos el lenguaje de dobleces y sinsentidos porque entendimos que era el primer paso para transmitir con transparencia y expresarnos con decencia y respeto.
Pulimos el marco competencial para resolver aspectos técnicos que evitaran sinsabores inesperados con recursos superiores a los que desgraciadamente nos hemos tenido que enfrentar en otras leyes, como en la de la función social de la vivienda, que se encuentra hoy paralizada por obra y gracia del recurso de inconstitucionalidad del mismo PP que se abstuvo en su votación. (No olvidemos que, aunque el Partido Popular ha manifestado su consenso con esta Ley en Andalucía, en otras comunidades autónomas gobernadas por el PP ha sido rechazada, y que seguimos esperando una ley estatal que no tiene visos de conseguirse por la oposición de este mismo partido).

En este campo de batalla quedan muchas heridas, incluso muertes que han hecho patente la necesidad de esta Ley, pero hay esperanza y muchas semillas legislativas y reglamentarias que habrán de germinar al modo que hemos impuesto, porque el modelo participativo de IU sigue presente en el desarrollo de la ley.

Hemos tenido dudas y miedos, hemos tenido sonrisas y muchas lágrimas, pero hemos tenido un ejército de acompañantes en la tarea: Mar, Pablo, Ángela, Kim, Marina, Yara, Fabiola, Maite, Tina, Marko, Eva, Pilar, Pau, Carol, y tantos y tantas… Soldados y soldadas que han dado mucha guerra y siguen en disposición de darla porque queremos salir vencedores de una lucha cuya victoria solo tiene un nombre: IGUALDAD

Intervención de Alba Doblas en el debate final que ha aprobado, por unanimidad, la Ley Integral de Transexualidad de Andalucía

banner-municipios-ALEAS

 

 

 

 

Free business joomla templates